25 de abril de 2014

El algoritmo de la felicidad [F=5V+T]



L
La vida más allá del trabajo “existe”, faltaría más… Pero quizás no llegues a plantearte una vida sin él. Pues en esa tesitura todos nos hemos podido ver en el pasado o, a lo peor, en el presente o futuro. Pero lejos de desanimarte, te voy a proponer que calcules conmigo tu grado de felicidad en la vida.


¿Acaso la felicidad se puede cuantificar?. Posiblemente no creas en las fórmulas mágicas –yo tampoco-, ni en los milagros, ni en los cuentos, ni en las utopías, pero en lo que debes creer firmemente para comenzar ese camino hacia la felicidad es en TI mismo. Y de eso, no te quepa la menor duda.


Dudo que haya alguien que no se haya preguntado alguna vez qué hacer para ser feliz... Hoy seré osado, no menos que mañana, y te formularé la que para mí es la base de la felicidad tan ansiada y que por la que todos nos atrevemos a dar pasos decisivos en nuestras vidas. Será un ejercicio de convicción al que te invito y que me encantará compartir contigo empleando tan sólo cinco verbos:


1º. CREER… Que todo lo que te propones es posible a cambio de tu esfuerzo y sacrificio. No dejes de hacer algo sin haberlo intentado y tendrás las mayores sorpresas y las mejores recompensas.


2º. DISFRUTAR… Con lo que haces y no fustigarte con tus obligaciones. Asumir tus obligaciones con ánimo y actitud te hace afrontar cada reto de forma diferente y te ayuda a disfrutar de lo que haces. No lo pienses, sólo hazlo.


3º. APRENDER… De todo y todos los que te rodean para dar rienda suelta a tu lado más creativo e innovador. No olvides que tu entorno es un hervidero de conocimientos que debes aprovechar, especialmente, si vienen de personas competentes y positivas.


4º. VIVIR… Centrado en el presente, con la renta del pasado y, por supuesto, apostando por tu futuro. Para aunar esfuerzos en sacar el máximo provecho a cada momento sin dar un minuto por perdido para lamentaciones, quejas o reproches [se me viene a la mente una frase genial de Napoleón: “La queja es el lenguaje de la derrota”]


5º. POTENCIAR… Las habilidades y competencias más desarrolladas para alcanzar la especialización. Tienes muchas cualidades, aprovéchalas y céntrate en aquéllas que te abrirán las puertas de tu propio paraíso, el que tú has elegido, y olvídate de cortinas de humo que no sirven para marcar tu futuro.

 
Quizás en todo esto y mucho más, está oculta esa fórmula mágica que todos ansiamos y que en ocasiones no sabemos si existe… ¿Cómo?. ¿Aún lo dudas…?.


Déjame terminar animándote a repetir este ejercicio cada día, a invitarte a descubrir lo mejor de ti, a disfrutar y hacer disfrutar y, sobre todo, a ser generoso con los demás y contigo mismo.


Y como hay dos licencias que me encanta emplear cuando escribo, ahora voy a aprovecharlas con tu permiso:


La primera, las frases, a las que estoy suscrito de por vida con mis propios pensamientos. Ahí va una aplastante de Charles Chaplin:
Sé tú y sé feliz, pero ante todo sé tú”.


La segunda, un “grito final” muy particular que acostumbro a dar y siempre me hace sentir que comparto contigo lo que tanto me gusta sin esperar nada a cambio:

¡Va por ti!